Las aventuras de Michel Tanguy y Laverdure

Michel Tanguy y Laverdure

Las aventuras de Michel Tanguy y Laverdure (en francés, “Les Aventures de Tanguy et Laverdure”) es una serie de cómic que fue creada por el guionista Jean-Michel Charlier y el dibujante Albert Uderzo. Apareció por primera vez en la revista Pilote en 1959 y después fue publicada en 27 álbumes con diferentes dibujantes desde 1961. Esta serie se ha traducido a neerlandés, alemán, sueco, inglés, danés, indonesio, serbocroata, portugués y español.

En un principio se lanzó como una serie para los lectores de Pilote, para responder a Les Aventures de Buck Danny en Le Journal de Spirou y Dan Cooper en (Tintín)

 Michel Tanguy y Laverdure

Entre los episodios más representativos de “Las aventuras de Michel Tanguy y Laverdure” debemos destacar:

  • Canon Bleu ne répond plus seguido de Cap Zéro: Es un buen resumen de la línea realista que caracteriza a Albert Uderzo. En un exótico ambiente del Ártico; Tanguy y Laverdure se cruzan con Buck Danny en algunas ocasiones.
  • Les Vampires attaquent la nuit seguido de la Terreur vient du ciel: Este fue uno de los guiones más complejos de Jean-Michel Charlier, incluso profético tal vez. El argumento recuerda en varios aspectos a la amenaza terrorista del caso AZF en 2004. El extraordinario dibujo ilustrado por Jijé, con su toque sombrío, refuerza la credibilidad del relato. Por estos motivos puede clasificarse como uno de los primeros techno-thriller en lengua francesa.

Michel Tanguy y Ernest Laverdure son dos amigos que siempre están juntos. Son inseparables aunque tienen personalidades totalmente diferentes. Tanguy es serio, muy honesto y abnegado y sin embargo Laverdure es excéntrico y torpe, pero muy buen compañero en momentos complicados y misiones peligrosas. Situaciones a las que se enfrentan con asiduidad.

Cuando terminan su formación en la Escuela militar del Aire de Salon-de-Provence, los envían al norte de Marruecos con el fin de que puedan mejorar sus conocimientos en combate aéreo, en especial, en la escuela de caza del “Armee de l’Air”. Al de poco tiempo de llegar deben hacerse cargo de una misión que consiste en buscar una ojiva que contiene información cofidencial.

Después vuelven a Francia y primero pilotan un cazabombardero y más tarde se integran en la mejor unidad de caza francesa.

¿Conocías las aventuras de Michel Tanguy y Laverdure?